Como ya sabéis, en Croquellanas nos enorgullece hablar de la calidad de las materias primas con las que trabajamos y elaboramos nuestros productos. Por eso, aprovechando que estamos en plena temporada de recolección y cocinado, vamos a hablaros de las características de uno de los productos de las tierras de Castellón, que utilizamos para elaborar nuestras Croquellanas y mousses: la Alcachofa de Benicarló.

Denominación de origen de Benicarló

La alcachofa es una verdura propia de las zonas de clima templado como el Levante mediterráneo, donde crece en perfectas condiciones entre los meses de octubre y mayo. En Croquellanas adquirimos la Alcachofa de Benicarló, ya que esta región es conocida por su cultivo de la alcachofa desde el siglo XIII, aunque se comenzó a comercializar a gran escala a partir de la década de los cuarenta, en el siglo XX. Su proceso de elaboración, desde la recogida en los campos, la selección, envasado, etiquetado y expedición, de alta calidad, llevó a Benicarló a conseguir la denominación de origen de esta hortaliza el 18 de septiembre de 1998, como Alcachofa de Benicarló. Aunque Benicarló aporta el mayor número de hectáreas de cultivo, los municipios de Peñíscola, Vinaroz y Cálig también forman parte de la denominación de origen Alcachofa de Benicarló.

Proceso de elaboración de productos de Croquellanas con alcachofa

Envase Croquellanas alcachofas

En Croquellanas disponemos de 2 productos en los que la alcachofa es protagonista: Croquellanas de alcachofa con jamón y mousse de alcachofa. Para la elaboración de ambos productos aprovechamos la temporada de recolección, que transcurre sobre todo durante los meses de invierno e inicio de la primavera. En este tiempo aprovechamos para realizar la producción total de Croquellanas, que vamos distribuyendo durante el resto del año.

Tras un lavado exhaustivo de las alcachofas, éstas son cortadas rápidamente para evitar su oxidación, utilizando únicamente el corazón, la zona más tierna, que se cocinará con diferentes ingredientes según el producto final.

Para la elaboración de las Croquellanas de alcachofas y jamón se añade leche, harina, jamón, aceite vegetal, cebolla, ajos, sal y especias. Tras el cocinado y el posterior enfriamiento a través de la colocación del relleno en bandejas, se cubren y cierran las obleas y se pasan al proceso de ultracongelación.

En el proceso de elaboración de las mousses de alcachofas, se añade leche, aceite vegetal de girasol, pan, huevo, cebolla, sal, ajo y especias. El producto resultante se introduce en tarros individuales que se cerrarán herméticamente a alta presión con autoclave.

Mousse de alcachofa

Las croquetas y mousses disponen de una fecha de consumo preferente cercana al año desde su envasado, tiempo en el cual ofrecen todas las propiedades nutritivas y el máximo sabor.

Las altas propiedades nutricionales de la alcachofa, rica en hidratos de carbono, fibra, vitaminas A, B y C, así como en minerales como el potasio, fósforo, calcio y magnesio, hacen de esta verdura un imprescindible en las recetas mediterráneas saludables. Si no habéis probado los productos de alcachofa de Croquellanas, ya podéis hacerlo en muchos restaurantes asociados o adquiriéndolas en tiendas de productos gastronómicos de calidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies